Suavidad y firmeza

Una de los conceptos más importantes a aprender mediante la práctica del Yoga es el de la relación entre lo suave y lo firme. Generalmente creemos que los grandes logros vienen acompañados de un importante esfuerzo. Y si bien esto es cierto desde un punto de vista, al observar con detenimiento a lo que llamamos “esfuerzo” podemos encontrar algunas sutilezas imperceptibles a simple vista.

Por ejemplo, solemos pensar que para sostenernos en Adho Mukha Svanaasana (el perro cabeza abajo) se necesita mucha fuerza en brazos y piernas.

Para practicar Netra Vayaman (el movimiento de ojos) solemos involucrar un montón de músculos innecesarios. En este caso se hace evidente que la tensión de los músculos del cuello, garganta y hombros no nos ayuda con el movimiento de ojos, al contrario, nos tensa innecesariamente.

La gota de agua que cae sobre la roca, con el paso del tiempo, termina cavando un surco. El progreso en Asanas se da una manera similar. No es el logro de la postura en sí lo que cuenta, sino el surco marcado en el proceso. Y que ese surco sea el adecuado, porque durante la vida, vamos cavando inconscientemente un montón de surcos, que después nos cuesta mucho remendar.

No son la cantidad de movimientos del globo ocular lo que nos sirve de Netra Vayaman, sino pasar por cada uno de los micro-lugarcitos por los que el ojo no pasa habitualmente.

No es “aguantar” en Adho Mukha hasta quedar exhaustos e inservibles para el resto del día, sino la observación de las dificultades durante el proceso. El cultivo de la paciencia, aceptación y concentración.

Tadásana es el mejor ejemplo de equilibrio entre suavidad y firmeza. Si no podemos lograr el equilibrio en Tadasana, mucho menos podremos hacerlo en asanas más complicadas. En Tadasana, tratamos de minimizar el esfuerzo muscular para mantenernos erguidos. Al hacerlo, comprendemos la existencia de fuerzas más sutiles y poderosas. Practicando tadasána todos los días logré mejorar notablemente mi postura. Los chinos saben de mucho de ésto. El IChing está lleno de ejemplos y metáforas a cerca de la suavidad y la firmeza. Sin ir muy lejos, el viejo dicho “más vale maña que fuerza lo confirma”. La clave está en la comprensión y conocimiento de “las mañas” y en tener una buena guía para entenderlas.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Asanas, Notas y apuntes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s